Archivo del autor

Aumenta en España el número de menores que pide ayuda para no abortar

06/07/2011

La fundación REDMADRE avala estos datos y anima a las jóvenes que están en riesgo de aborto a que acudan a la organización a pedir ayuda.

Myriam Arribas (ReL)

Tal día como hoy hace un año, entraba en vigor la «Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo», donde se protege a las menores de entre dieciseis y dieciocho años para abortar sin el conocimiento de sus progenitores.

A lo largo de este primer año, REDMADRE constata un aumento del 45% de menores de 18 años que han solicitado ayuda para continuar con su embarazo en contra de las presiones de todo tipo para abortar.

Según Carmina Garcías-Valdés, directora general de la Fundación, «estas menores sienten que la nueva ley sólo les deja una salida posible cuando se han quedado embarazadas, y es abortar, cuando ellas lo que realmente quieren es seguir adelante con el embarazo».

En 2010 más de la mitad de las muejeres atendidas en la Fundación REDMADRE, el 53%, fueron adolescentes entre los 14 y los 20 años, mientras que en 2009 tan sólo suponían el 18%.

Ver la luz al final del túnel
Cuando te quedas embarazada tan joven, el mundo se te viene abajo y piensas que no hay otra solución posible más que la de abortar. Pero no es así siempre y cuando te sepas rodear de la gente adecuada y acudas al lugar oportuno para recibir ayuda. Eso es lo que Mafer, una joven dominicana hizo cuando se quedó embarazada. Fue corriendo a la fundación REDMADRE y ha querido contar su experiencia: «Yo no me sentía protegida con la ley, todos me forzaban a abortar, la presión a la que nos somenten a las mujeres de mi edad es tan fuerte que muchas chicas no la soportan y acaban abortando obligadas, Yo tuve suerte de encontrar REDMADRE, que me dio el apoyo y la ayuda que necesitaba, ánimo para mi autoestima, aceptación de mi realidad y la ayuda material para mi bebé».

Castilla y León, con la mujer embarazada
En otras comunidades autónomas, como es el caso de Castilla y León, se han aprobado iniciativas legislativas de apoyo a la mujer embarazada. Según ha comentado Lola Armada, portavoz de la Federación REDMADRE en Castilla y León, » esta comunidad ha sido la primera en aprobar y poner en marcha una Ley de apoyo a la mujer embarazada en la que están colaborando diversas conserjerías».

«Con políticas e iniciativas públicas y privadas de apoyo a la maternidad, las mujeres tienen más y mejores recursos para superar las dificultades que un embarazo imprevisto les puede ocasionar», añadió.

El trabajo de REDMADRE
En los primeros cuatro años de trabajo, REDMADRE ha atendido a 9.700 mujeres que han acudido en busca de ayuda material, médica, laboral e información. El principal interés de las mujeres que se ponen en contacto con la fundación es para obtener información clara, completa y veraz acerca de lo que les supone el aborto y de las alternativas y ayudas de las que dispone para poder seguir adelante con su embarazo».

Siempre hay una razón para vivir

17/03/2011

Sobre el valor de la vida ante la enfermedad y fragilidad

 Los obispos, el gol de Iniesta y la Campaña por la Vida 2011

«Siempre hay una razón para vivir»

La CEE difunde un emotivo vídeo a través de las redes sociales y Youtube con motivo de la Jornada por la Vida que se celebrará el 25 de marzo.

 La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha lanzado su Campaña por la Vida 2011, con motivo de la Jornada por la Vida que se celebrará el próximo 25 de marzo, centrada en el valor de la vida ante la enfermedad y fragilidad y que este año también se extenderá por las redes sociales y Youtube a través de un vídeo que muestra que ´Siempre hay una razón para vivir´ -como reza el lema de la iniciativa- . En este sentido, los obispos españoles de la Subcomisión Episcopal de Familia y Vida de la CEE han publicado un mensaje, ante la «oscuridad» que existe, a su juicio, en la actualidad y que lleva a «no apreciar la grandeza y belleza de cada vida humana». Así, destacan que «cuando la sociedad no sabe dar sentido al dolor y fragilidad humana y abandona a las personas a su soledad, la Iglesia se siente urgida a responder con el amor de Cristo y engendrar esperanza». En el vídeo de la campaña, de dos minutos y medio de duración, se muestran cuatro historias paralelas: un anciano en el hospital junto a su hijo celebrando la victoria de la Selección Española de Fútbol en el Mundial; un niño enfermo que recibe un regalo de sus padres y de todos sus amigos; dos personas discapacitadas que se muestran cariño con una rosa; y una abuela que lee un cuento a su nieto. Todas las historias, con un hilo común: que los protagonistas, incluso en circunstancias difíciles, tienen «una razón para vivir».

Vídeo gratuito: El director de la Oficina de Información de la CEE, Isidro Catela, ha destacado que la campaña de este año será de carácter ´ordinario´ por una razón económica -el vídeo ha sido gratuito- y por cuestiones comunicativas, a diferencia de los años anteriores en que fue ´extraordinaria´, expuesta en vallas publicitarias y con gran cantidad de material. Así, se han repartido en las diócesis 15.000 carteles y 50.000 ejemplares entre dípticos informativos, subsidios litúrgicos y la nota de los obispos. Catela ha insistido en que este año se ha puesto un acento «diferente» al de campañas previas, más marcado por la enfermedad, pero dirigida «a todos», incluidos los extranjeros que podrán ver el vídeo pues está subtitulado en inglés. Por ejemplo, en la campaña de 2010, los obispos españoles acentuaron la protección de la vida en sus primeros estadios, bajo el lema ´Es mi vida. Está en tus manos´ y con la imagen de un recién nacido. Finalmente, Catela ha subrayado que la CEE «no organiza ni convoca» ningún acto ni manifestación con motivo de la Jornada por la Vida, como la marcha convocada para el 26 de marzo en Madrid. No obstante, ha asegurado que los obispos españoles dan la «bienvenida» a «cualquier iniciativa de la sociedad que sea legítima y cuya intención sea estar a favor del derecho a la vida de la personas». Todo el material de la campaña, incluido el vídeo, puede consultarse a partir de este miércoles en la página web ´www.siemprehayunarazonparavivir.com´, en la que los internautas también podrán contar cuál es su razón para vivir.

El negocio abortista tiembla

10/03/2011

Texas hará que la mujer escuche el latido del bebé antes de abortar

Al contrario que el sobre cerrado español, esta información daña a la cultura abortista al hacer presente al bebé.

Actualizado 10 marzo 2011 Pablo J. Ginés/Forum Libertas

Lo decía en febrero una veterana líder abortista como Frances Kissling: “no podemos seguir haciendo como si el feto fuese invisible”. La tecnología humana hace al feto más visible que nunca y esa tecnología está haciendo estragos en la cultura del aborto. La prueba más clara se está dando en Texas y de ahí puede saltar al mundo entero. El Congreso de Texas aprobó una medida el lunes (107 votos a favor, 42 en contra) que exige que la mujer que quiera abortar se someta antes a una revisión por ultrasonidos y escuche una descripción de lo que muestra, del estado del feto (a la mujer se le permite cerrar los ojos ante la pantalla, es decir, a la realidad, pero debe escuchar la descripción). Y también debe escuchar el sonido del corazón que late (algo que empieza a suceder a las 3 ó 4 semanas tras de la concepción). Después, la mujer deberá esperar 24 horas antes de abortar. El Senado de Texas el mes pasado aprobó otra norma que gusta menos a los pro vida: exime a la mujer de ver la imagen y los sonidos si fue violada o si el feto tiene una “condición médica irreversible” y solo pide 2 horas de reflexión antes de abortar. Como ambas normas chocan, el gobernador Rick Perry espera, antes de firmar, una versión que las combine, aunque ya ha declarado que le gusta más la del Congreso. “Agradezco al Congreso de Texas que apruebe esta legislación, que potencia nuestros esfuerzos por proteger la vida humana al asegurarse que las tejanas están plenamente informadas al considerar esta importante decisión”, declaró el lunes Perry. “La decisión de elegir la vida se hace clara cuando se tiene toda la información, y espero que esta importante ley llegue pronto a mi escritorio”, añadió. Las asociaciones abortistas, encabezadas por la patronal del sector, Planned Parenthood, están más que inquietas y han llamado a la movilización, pero como se demostró en las poco seguidas “Marchas por la Elección” de hace pocas semanas, la capacidad de convocatoria popular del sector del aborto en Estados Unidos (como en España) es escasa. La patronal abortista Planned Parenthood protesta diciendo que la norma es una “intrusión” del Gobierno en la relación entre médico y paciente. El argumento es poco convincente puesto que hay miles de leyes sanitarias que regulan lo que los médicos deben o no deben hacer y ninguna patronal más sale quejándose de “intrusión”. Pero demuestra que el lobby abortista sigue en la vieja tradición americana de considerar al Estado como un enemigo molesto. Precisamente esto es lo que la veterana activista pro-aborto Frances Kissling pedía cambiar hace unas semanas: “Tratamos al Estado como a un enemigo. Para que el movimiento pro-elección siga siendo popular y se mantenga el derecho legal al aborto tenemos que trabajar con el Estado”, y eso implicaba, según Kissling, “aceptar las regulaciones sobre derechos de los padres de la embarazada, consentimiento informado, etc…” Frances Kissling proponía limitar los abortos a periodos pre.viabilidad, acogerse a plazos (con excepciones-coladero, eso sí), según el modelo europeo. Pero la industria del sector no aceptó sus argumentos. Eso sí, queda claro que cuanto más visible es el feto con los ultrasonidos y otras técnicas, peor le va a las clínicas abortistas: para facturar, necesitan que la madre no vea ni oiga a su hijo. Por eso, la ley tejana, si se extendiese, amenazaría todo su sector.

Los líderes pro-vida lloran la muerte de Bernard Nathanson

22/02/2011

De «rey del aborto» a héroe defensor de los niños inocentes

Los líderes pro-vida lloran la muerte del gran líder defensor del no nacido, Bernard Nathanson

Quien fuera personalmente responsable de decenas de miles de abortos terminó siendo un famoso converso a la causa pro-vida en los 70.

Los líderes pro-vida en los Estados Unidos y en el mundo entero lamentaron el fallecimiento de uno de los mayores activistas pro-vida del siglo XX, el ex abortista y luego activista defensor de la vida, el doctor Bernard Nathanson. Nathanson, quien fuera personalmente responsable de decenas de miles de abortos, terminó siendo un famoso converso a la causa pro-vida en la década de 1970 después de haber visto a un bebé nonato en una prueba de ultrasonido tomada de un aparato aspirador para la práctica del aborto antes de ser absorbido del vientre de su madre. Las imágenes de ultrasonido se convirtieron más tarde en el famoso e influyente vídeo pro-vida «El grito silencioso». Jim Hughes, presidente de la Canada’s Campaign Life Coalition y un vicepresidente de International Right to Life, dijo: «Conozcí a Bernie Nathanson durante 30 años. Fue una verdadera inspiración para todos». «Lo vamos a echar mucho de menos. La suya es una historia increíble «, dijo Hughes, quien recordó una vez cuando Nathanson debatió con el padre del aborto en Canadá, el abortista Henry Morgentaler. «Fue bastante cómico», dijo Hughes «cuando Morgentaler expuso sus ideas y su defensa de la práctica del aborto y Nathanson se rió y dijo «Yo inventé todas esas frases! Yo inventé esas estadísticas”. «Que el Buen Dios acoja su alma y le diga: ‘Bienvenido siervo bueno y fiel’», añadió. «Hoy nuestro movimiento lamenta el fallecimiento de una de sus más grandes voces por la vida», dijo Lila Rose, presidenta de Live Action. «El doctor Nathanson es un testimonio de la gracia de Dios, de que cualquier corazón puede transformarse en un faro de amor y verdad». Kristan Hawkins de Estudiantes por la Vida se hizo eco de los comentarios de Rose: «Hoy el movimiento pro-vida está de luto por la muerte del Dr. Bernard Nathanson, un verdadero héroe pro-vida”. «Estoy triste por el hecho de que esta generación de activistas pro-vida nunca llegará a conocer al Dr. Nathanson,» dijo, añadiendo que “debido a su trabajo esta generación se ha llenado con la verdad y ayudará a terminar con el aborto en Estados Unidos».

(Publicado en http://www.religionenlibertad.com)

«No creo en el aborto… es como matar a un bebé»

21/02/2011

Justin Bieber, artista revelación MTV Video Music Awards

El nuevo ídolo juvenil del pop: «No creo en el aborto…es como matar a un bebé»

Su album «My Worlds» ha logrado posicionarse entre el TOP 10 de ventas españolas durante más de diez semanas consecutivas, obteniendo el disco de oro.

 

El conocido cantante juvenil canadiense de pop, Justin Bieber, afirma en una entrevista concedida a la revista musical Rolling Stones que el aborto es “matar a un bebé”. En la nota principal de esta publicación en inglés que sale este viernes 18 de febrero, Bieber da su opinión sobre las relaciones sexuales pre-matrimoniales y el aborto, entre otros temas. Sobre el segundo tema, el cantante que el próximo 1 de marzo cumplirá 17 años de edad, señala que “realmente no creo en el aborto” porque eso es “como matar a un bebé”. Al ser preguntado sobre lo que considera debe hacerse en caso de violación, el cantante indica que “creo que eso es algo realmente triste, pero todo pasa por una razón. No sé cómo eso podría ser una razón” para abortar. “Creo que como no he estado en esa posición, no estoy en capacidad de juzgar eso”, añade. Sobre las relaciones sexuales prematrimoniales, el cantante originario de la localidad de London, estado de Ontario (Canadá), afirma que “no creo que uno deba tener sexo con alguien a menos que se ame a esa persona”. “Creo que debes esperar por la persona… de la que uno se ha enamorado”, añade. Justin Bieber inició su carrera artística en 2008 cuando un ejecutivo lo descubrió de manera accidental al ver un video de Youtube donde interpretaba temas de cantantes conocidos como Usher. Tiempo después se convirtió en su manager. En 2009 lanzó su primer disco. En 2010 grabó su canción más conocida hasta ahora, Baby.

Un apunte sobre el origen de la vida

24/01/2011

Ayer tuve ocasión de asistir a una conferencia de una amiga, científica, sobre el tema de la fecundación in vitro. Imagino que los lectores, en líneas generales, conocen en qué consiste este procedimiento. El proceso en sí plantea problemas éticos de envergadura. Me centro en la reflexión sobre el origen del proceso.

La diferencia esencial entre un bebé concebido de forma natural a uno que lo hace in vitro radica en el origen. En el primer caso, todo acontece en el cálido útero de la madre, donde de millones de espermatozoides, sólo uno (y raras veces, dos o tres) consigue, por sí mismo, penetrar a través de la membrana del óvulo para fecundarlo. Una vez producido esto, comienza un proceso vertiginoso de multiplicación celular en el útero de la madre que culminará con el nacimiento de un nuevo ser humano único e irrepetible.

En el caso de la fecundacion in vitro, el médico elige el espermatozoide que va a entrar y lo introduce (a veces pinchando con una pipeta) en el óvulo que previamente se ha extraido del útero de la madre. Una vez fecundado, normalmente tras unos cuantos intentos en cuyo proceso se pierden 3 ó 4 vidas humanas (únicas e irrepetibles también), se reintroduce en el útero de la madre.

Un niño pasa de ser fruto del acto de amor de unos padres a un éxito de laboratorio.
«Hombre, los padres de bebés probeta también se quieren» me dirán. ¡Claro que sí! Tendrá el cariño de los padres a quienes no les fue dado concebirlo de forma natural, pero su origen nunca dejará de estar en un laboratorio.

Imagino que prácticamente todos los que leamos este artículo hemos sido concebidos de forma natural.  ¿Te daría igual haber sido concebido en una probeta?
De aquí unos años, habrá muchos niños, ¡muchos gemelos! que no podrán decir lo mismo. ¿Les dará lo mismo haber sido concebidos en laboratorio? ¿Se enorgullecerán de ello? ¿Les entristecerá?

La conferenciante dijo que con este procedimiento la concepción de cada ser humano pasa de ser un sublime acto de amor a un acto de técnica espectacular. Porque, sin duda, lo es. ¿Qué más goloso hay para un científico que crear vida en el laboratorio?

De nuevo aparece esencial una ética que reconozca cuáles son los valores propiamente humanos, los tenga siempre delante y no los sacrifique por otros intereses o valores que ponen en riesgo la identidad del hombre como hombre.

Georgina Trías
www.georginatrias.wordpress.com

Carta del Doctor Esteban Rodríguez al presidente de la SEGO

20/12/2010

Estimado Presidente de la SEGO, D. José Bajo Arenas:

Este pasado mes de noviembre su Carta en la Gaceta de la SEGO lleva el título de “Crisantemos”; flor del mes de noviembre y asociada a la honestidad en la cultura japonesa, a la sabiduria en la china, y a Todos los Santos en la cristiana.
Cfr.: CRISANTEMOS fichero adjunto

Las palabras pueden ser tan letales como las píldoras, y además son narcotizantes. Dr. Esteban Rodríguez, ginecólogo.

Bajo ese expresivo título viene a usted a resumirnos los florecientes “frutos” que la SEGO ha dado este mes y también los frutos que los programas de secrenning de cromosomopatías y el resto del diagnóstico prenatal están dando en nuestro país y en otros de la cuenca mediterranea. Parece que nos alegremos de la alta implantación que estos programas de diagnostico prenatal están teniendo en España, uno de cuyos más frondosos frutos, gracias a la SEGO, es que más del 85% de los niños eficientemente diagnosticados de Sd Down sean ejecutados mediante una IVE. Conviene recordar también los datos oficiales del Ministerio de Sanidad y Consumo de los ultimos tres años, que arrojan la cifra de 10.000 niños ejecutados antes de nacer como consecuencia del aborto eugenésico tras un diagnóstico prenatal. Es posible que estos incómodos datos no hayan sido dados a conocer en el Congreso de la Sección de Medicina Perinatal en Bilbao.

Dice usted que la ecografia de la semana 20 utilizada como método de selección o cribado de seres humanos ya ha quedado como algo “obligatorio y casi convertida en ley” y para ello nos argumenta con una inicua sentencia judicial, que considera que no se pusieron todos los medios necesarios para facilitar el aborto de un niño enfermo y que ello causó un daño moral a los progenitores y un perjuicio económico por los cuidados que requerirá esa criatura al no haberse impedido su nacimiento con una muerte a tiempo. La sentencia afirma la existencia de una relación causal entre no haber realizado la tan maravillosa ecografía de la semana 20 y que ese niño haya nacido, y explica que ello supone una “actuación profesional irregular y una negligencia médica”.

Si la SEGO, y sus peritos en los tribunales, no promovieran como lex artis este objetable sistema de selección eugenésica para enfermedades con corta esperanza de vida o incurables, los jueces no podrian hablar de actuación profesional irregular o negligencia. Por tanto, no se trata de explicarles a los jueces que el diagnóstico prenatal tiene consabidas limitaciones,( también para los superexpertos). Note usted que nos habla de cooperar para seleccionar pruebas invasivas (amniocentesis y biopsias coriales) pero en realidad lo que se seleccionan son personas, la mayoria de ellas para ser abortadas. ( Diezmil sólo en los últimos tres años, muchos tras las pruebas invasivas o tras la eco 20)
Si los obstetras tenemos que someternos en nuestra actuación profesional ante el miedo por estas sentencias o leyes inhumanas, es que nos hemos degradado moralmente. Nos prestamos a una antideontológica medicina defensiva en salvagurada de nuestra comodidad, generaremos el colapso de las unidades de referencia y estamos dando cumplimiento a lo que dijo Martin Luther King: “La sumisión y tolerancia no es el camino de la moral, pero sí con frecuencia el más cómodo”.

A pesar de ello,con el pretexto del Crisantemo, nos hace usted un curioso llamamiento a la honestidad. Sin embargo, la honestidad está en no traicionar nuestro código deontológico y en resistir a su violación desde instancias legislativas o judiciales, en concreto en aquellos artículos que establecen; que al ser humano embriofetal enfermo se le debe tratar con las mismas directrices éticas que a cualquier otro paciente (art 24.1), que el medicó nunca causará la muerte de ningún paciente ni aunque éste- o sus tutores legales- se la exija (art 27.3), que no emprenderá acciones diagnósticas obstinadas (art 27.2), que el médico está en su derecho de rechazar las exigencias del paciente cuando considere, por motivos éticos y cientificos, que son inaceptables o inadecuadas(art 9.3). Pero también está en no traicionar las recomendaciones que nos hace el Consejo de Estado haciéndose eco, de las conclusiones del Consejo de Europa(Comité de ministros N/90 del 13al 21/6/1990) y del comité de bioética de la UNESCO (Informe 29/08/1994). cuando establece:”..el diagnóstico prenatal solo puede tener finalidades terapéuticas y nunca eugenésicas…”

Hablando de la honestidad del diagnóstico prenatal cabe recordar la conclusión novena del VII congreso nacional de la Asociación Española de Bioética (AEBI):

“…El diagnóstico de que el feto habrá de nacer con graves taras físicas o psíquicas no puede dejarse a la arbitrariedad de criterios tales como calidad de vida, coste económico y social, o de incomodidad o esfuerzo en sus cuidados y crianza. La posibilidad de actuar en su beneficio es el principio terapéutico que determina la legitimidad de los procedimientos de diagnóstico prenatal e intervención en el feto…” Beneficio terapéutico que es nulo para los niños afectos de cromosomopatías y otras muchas enfermedades congénitas, mientras que acabar con su vida siga siendo una de las opciones.

Personalmente como obstetra socio de la SEGO, incluso con una sentencia desfavorable, me satisface comprobar como el no haber realizado esa “super ecografía” de la semana 20 es lo que ha salvado la vida de ese niño. Los ginecólogos cribadores hayados culpables de negligencia sin duda habrán sufrido por ello y ese sufrimiento es digno de respeto, no así si a partir de ese momento se plegaran- como usted recomienda- a facilitar obligatoriamente un diagnóstico prenatal con utilidad abortista- cuando no es posible o es dificil curar- como medio de disminuir la prevalencia de algunas enfermedades congénitas o de acatar leyes o sentencias sustentadas en una ideología homicida. Como decia el dramaturgo francés Víctor Hugo, “El sufrir merece respeto, el someterse es despreciable”.

Le deseo una Feliz Navidad en familia y que al menos la sabiduria china y la honestidad japonesa del Crisantemo, sino pudieran ser el corage, la sabiduria y la honestidad Cristiana de Todos los Santos, también le acompañen a usted y a la SEGO a partir del nuevo año 2011 y que sirvan para hacer una honesta y profunda reflexión ética sobre el diagnóstico prenatal y otras muchas disciplinas de nuestra especialidad que tocan la dignidad humana y el derecho fundamental de todo ser humano embriofetal a la vida.

Esteban Rodríguez
Presidente de la Comisión Deontológica de Ginecólogos DAV

Cómo un fraile rescató una vida de las puertas del aborto

21/11/2010

Es la conmovedora experiencia de un fraile carmelita, la semana pasada, en Madrid :

JM +JT

SUCEDIÓ EN MADRID Y EL DIOS DE LA VIDA LO HIZO

Es el miércoles 16 de noviembre de 2010. Las doce en punto de la mañana y me dispongo a llevar la comunión a los enfermos que viven cerca de nuestro convento. Voy al Sagrario y llevo al Señor conmigo en el porta viático. Él es el consuelo de los enfermos en el dolor, es la medicina del alma y es mejor tener el alma sana aunque el cuerpo esté enfermo, me digo recordando esta doctrina de Nuestra Santa Madre Teresa. Voy a la calle, recogido, con el Señor en mis manos. Es la hora del Angelus. Está lloviendo, hace frío en Madrid y las hojas caducas de los árboles de nuestro jardín conventual han formado una alfombra al paso del Santísimo en esta otoñada que anuncia ya el cercano invierno.

Salgo a la calle y llevo al Señor sobre mi corazón, signo de que le quiero llevar dentro del mismo como tesoro en vasija de barro. Pienso todo esto, recogido. Los coches circulan veloces porque la hora punta pasó y ya no hay atascos en la calle Arturo Soria. La vida agitada de la gran ciudad va a su ritmo. A 20 metros del convento hay un semáforo en rojo para los peatones. Hay que esperar. Son pocos los viandantes en esta zona más residencial que de comercios, ajardinada en buena medida.

Una joven espera a mi lado a que el semáforo se ponga en verde y mientras tanto aprovecha para hacerme su pregunta:

Por favor. -¿Me puede decir dónde está la clínica del Bosque?

(Tiene el acento dulce, propio de los hispanoamericanos. Me quedo mirándole a los ojos unos instantes, con amor grande y no con menos grande tristeza)

Ella refleja la tristeza en su rostro.

Le contesto:

-No vayas, por favor, no vayas.

Ella se ha quedado perpleja ante mi respuesta. Piensa quizá que es una clínica de medicina general, y por eso me pregunta a mí, fraile que no pasa desapercibido.

Esta clínica está a 200 metros de nuestro convento y es exclusivamente un abortorio que lleva funcionando más de 30 años.

El semáforo se pone en verde y comienza a caminar mientras le insisto.

-No vayas, por favor. Allí matan niños. No vayas si no quieres colaborar en el asesinato de tu propio hijo al que llevas dentro. El seno materno es para crear vida y se va a convertir en el sepulcro de tu propio hijo.

Se le han llenado los ojos de lágrimas. Se ha encontrado con su propia realidad, con su soledad, con su sufrimiento.

Me dice que vive en la zona de Aluche. Ha venido hasta aquí, sin rumbo, mientras que todos los abortorios de Madrid, (que se enriquecen con la ayuda económica de la Comunidad de Madrid), están más cerca de su casa que este. La clínica del Bosque, El Bosque de la muerte, es la que más lejos está. De punta a punta.

Ella continúa caminando sin rumbo y yo a su lado y en su dirección, repitiendo lo mismo sin respetos humanos. Vamos los dos con paraguas. Está lloviendo y hace mucho frío.

-Por favor, espera (le digo), vamos a hablar. Te vamos a ayudar, conozco gente que te puede ayudar. Por favor, no lo hagas, te arrepentirás toda tu vida. Espera… vamos a hablar, espera…

Si sigue caminando estoy decidido a ir a su lado hablándole hasta la misma puerta de esa clínica.

He logrado detenerla y se ha echado a llorar argumentando:

-No lo puedo tener, por estar embarazada me van a echar del trabajo, estoy sola, no le podré sacar adelante.

-Espera, -le digo- vamos a llamar a quienes te pueden ayudar. Hay otras alternativas.

-Tengo cita y llego tarde -me dice- con ademán de marchar. Sigo caminando con ella.

-Espera. ¿Cómo te llamas?

-Mónica, me dice.

– Yo Migue Ángel. Espera Mónica, ya estoy llamando.

Veo que el teléfono tiene muy poca batería y espero que dure.

Llamo a Pilar Gutierrez, del Movimiento Unidos por la Vida, con la que he cooperado en algún proyecto y le cuento muy brevemente la situación y le paso el teléfono para que hable con Mónica mientras esta se seca las lágrimas con mi pañuelo.

Pilar le dice que no lo haga mientras yo lo pongo todo en las manos del Señor al que llevo en las mías y miro al cielo encomendándolo a todos los bienaventurados, mártires y santos inocentes de todos los tiempos. Y pido la intercesión de nuestras MM. Carmelitas Descalzas para que la fecundidad espiritual de su vida se manifieste, y pienso en todos los contemplativos de la Iglesia. Y Mónica corta la conversación. Se defiende de Pilar como de mi. Ante la propuesta de dar a su hijo en adopción, prefiere abortar.

Mónica corta la conversación. Tiene prisa. Llega tarde a la cita en la que va a programar su crimen. Me pasa el teléfono y Pilar me da breves y claras recomendaciones. Dígale…

No hay tiempo. Hay que actuar.

-Mónica, escúchame –le digo- hace mucho frio, ven a mi casa, que está muy cerca. Ven, por favor, vamos a hablar.

-No puedo, pierdo la cita. Ha sido mi novio quien me ha dado la dirección de la clínica.

– No te preocupes, -le digo-, no tienes que ir allí para nada.

-Pero usted no me comprende, no está en mis zapatos.

-Si te comprendo –le digo- no estoy en tus zapatos, pero estoy en mis sandalias para intentar tocar la tierra. Vamos.

Desde una habitación del Hospital Anderson, Almudena de Castro observa la escena. Está cuidando a su madre, Paquita Carpeño, operada de cáncer, una de los enfermos a los que iba a llevar la comunión. Le dice a su madre que me está viendo, en la calle, con una chica, que seguro que voy a visitarla. No. Se vuelven hacia el convento.

Al día siguiente llevaré la comunión a los enfermos.

La he tomado ligeramente del brazo y recorremos despacio los pocos metros que nos separan del convento.

Ella no sabe que hace un año. El 28 de diciembre, lloviendo también, nos concentramos con Alternativa Española al lado de ese Bosque, para rezar por los nuevos santos inocentes de hoy y por sus madres, víctimas de este doble crimen por ser víctimas el niño y la madre.

(En este instante, mientras esto escribo, un amigo sacerdote me pone u sms diciéndome: Celebré la Santa Misa por Miguel Ángel y sus padres)

Estamos volviendo al convento, que está muy cerca. De nuevo, la alfombra de hojas recibe al Señor, a Mónica con la nueva vida en su seno y a este fraile.

Entramos. Se me ocurren mil cosas que decirle y que hacer. Vamos a un ordenador, le digo que se siente y busco en google: video sobre el aborto. Me llama Pilar dándome el teléfono de una institución pro vida y me dice que busquemos la página “No más silencio” y “Apóstoles de la vida”.

He encontrado un video precioso que vi hace tiempo y que promocionó Intereconomía. Ha salido este video providencialmente. Recuerdo que es tremendo. Y Mónica me dice que ya lo conocía. Lo ve sin dejar de llorar. En este vídeo, un niño habla a su madre desde el seno materno, felíz por haber sido concebido. La mamá tiene problemas diversos y decide ir a abortar. El niño establece un monólogo con su madre, entristecido y mostrando, finalmente, su terrible sufrimiento mientras está siendo víctima inocente de este asesinato. Es conmovedor.

Me dice Mónica que si no tengo nada que hacer. Le digo que no. Solo estar con ella.

Busco un testimonio de una chica que cuenta su vida después de haber abortado. Mónica lo escucha atentamente.

La dejo sola en la habitación. Llamo a mi buen amigo Antonio Torres, al móvil varias veces, no lo coge, llamo al fijo. Me dicen que le dirán que me llame. Llamo a Mercedes Montoro, su esposa, le cuento muy brevemente y me dice que rápido se ponen en camino o ella o Antonio. Ellos colaboran en organizaciones pro vida. Mercedes me dice: -Padre, va para allá Antonio. En media hora están en su convento. Va a Red Madre a buscar a Esperanza para que vaya con él y van para allá. En media hora estarán allí.

Le digo a Mónica que esté tranquila, que van a venir a ayudarnos. Tiene miedo, porque teme la pérdida del trabajo por estar embarazada. Le digo que no se preocupe, que nos van a ofrecer otras alternativas. Todo esto mientras le sirvo un café y unos dulces.

Me pregunta por mi vocación, por qué decidí ser sacerdote. Cuando le digo que fui al seminario con 10 años, se sorprende.

Me dice que es de Bolivia y que su novio era español. Al quedarse embarazada la ha dejado. Su madre vive en España, pero apenas se tratan. Ella vive con su hermana, con la que la relación es nefasta. Está sola.

Me dice que es protestante y que en su confesión tampoco aprueban el ataque a la vida, que ella ha rezado esta mañana y que no cree en las casualidades. Interpreta como providencial el encuentro conmigo. Mónica está más serena. Le pido que se deje ayudar, que ame la vida que lleva dentro y que ya verá como todo sale bien.

Mónica está bautizada. Ella misma lo pidió en su juventud. Nos une el mismo bautismo en Cristo.

Llaman a la puerta. Ya están aquí Antonio y Esperanza. Han llagado en 20 minutos escasos. Antonio, como siempre que se trata de algo importante ha desplagado las alas de su coche y de su caridad. “Nos apremia el amor de Cristo”, pienso con San Pablo.

Nos reunimos los cuatro y Mónica comienza a contar toda su historia desde el principio. Ya tiene un hijo de cinco años. Ella lleva año y medio en España y se casó, muy joven, con un militar en Bolivia. El niño está con su padre. Lleva dos años sin verlo. Ella tiene 25 años y el que ha sido su novio en España, 24. Este está trabajando y no quiere que ella tenga el niño, por eso la ha mandado a la clínica que él ha buscado. Ella duda del mutuo amor.

Esperanza está curtida en estas lides, por experiencia propia y por su trayectoria en Red Madre. Escucha, anima, propone, llora y rie con las dos víctimas de este asunto, madre e hijo. Le habla de cómo ayudan a todo en Red Madre. Con detalle, le habla del centro de acogida, de cómo ella puede vivir allí y seguir trabajando después de tener a su hijo. Tienen guardería para que esté cuidado mientras el tiempo de trabajo… Mónica se ha ido serenando.

Antonio, con una amabilidad sorprendente, habla a Mónica desde Dios. Ella sabe bastante de la biblia. Tiene cultura. Ella recuerda nuestro encuentro a las 12 del mediodía y dice que, al saber mi nombre, se acordó del pasaje de la anunciación. Dice que no hay casualidades y que esto ha sido para ella un signo de Dios.

Antonio le dice que la vida que lleva dentro no es de ella, que es un regalo de Dios para ella. Todo con una delicadeza genial. Mónica escucha con atención.

También, en la conversación, han surgido algunas bromas y hemos reído.

Yo he escuchado con atención. He intervenido, brevemente, alguna vez. Hemos escuchado atentamente. Hemos hablado despacio.

He pedido a Mónica su teléfono, email, correo postal. Todo.

Antonio le pregunta que si es niño, cómo se llamará. Ella afirma sin titubeos: Se llamará Miguel Ángel.

Esperanza llama a un médico ginecólogo para que la pueda recibir. Tienen cita hoy mismo a las 15 horas en la clínica Moncloa. Son las 14,30. Las tres de la tarde es la hora de la misericordia.

Todo el tiempo ha estado el Señor con nosotros en el porta viático en la humilde apariencia de pan.

Mónica no se cree aún lo que le ha sucedido. Le parece un sueño. Confiesa que rezó por la mañana antes de salir de casa.

Hay que ser puntuales y a las 14,45 hay que salir. Vamos hacia el coche de Antonio. Esperanza, Mónica y Antonio van a Moncloa. Yo me quedo en el convento con el cansancio de quien regresa de una terrible batalla y con la confianza en el Señor.

Esperanza y Mónica se quedan en la Clínica Moncloa. El médico es extraordinario.

Sigo en comunicación con Mónica por teléfono y email. Está con paz. Esperanza se encargará de lo psicológico y material, yo de lo espiritual, que también es importante. Ya he encontrado amigos que me ofrecen ayuda económica para ella y que tiene preparado un buen ajuar para cuando nazca el niño.

Esperamos que esta nueva vida sea para gloria de Dios.

Ayer jueves 18 de noviembre me regaló mi amiga maría del Mar Núñez un niñito de cerámica, precioso, durmiendo plácidamente y protegido por las alas de un ángel, el Ángel de Dios. He llevado este detalle a correos y le llegará a Mónica.

Qué terrible la soledad y el sufrimiento de estas chicas.

Sucedió en Madrid y Dios lo hizo.

Dios te guarde. +

P. Miguel Ángel M. de D.

«Mi madre tenía siete meses de embarazo cuando decidió abortarme. Yo soy la persona que ella abortó»

09/11/2010

 Hay quien dice que es un “aborto fracasado”, el resultado de un trabajo mal hecho. Ella proclama hoy el amor a la vida y a Jesucristo.

Noticia extraída de Religion en Libertad (ReL)

“Soy adoptada. Tanto mi madre como mi padre biológicos tenían 17 años de edad. Ella tenía siete meses y medio de gestación cuando decidió acudir a la Federación Internacional de Paternidad Planificada (IPPF), que es la proveedora de abortos más grande del mundo, y allí le aconsejaron someterse a un aborto de término tardío de solución salina. Esta solución se inyecta en el vientre de la madre. El bebe traga la solución que le quema por dentro y por fuera. Entonces la madre da a luz a un bebé muerto en el plazo de 24 horas”.

“Pero para la sorpresa y el shock de todos, no nací muerta sino viva el 6 de abril de 1977, en una clínica abortista en el condado de Los Ángeles”.

“Lo fantástico de todo esto, del momento perfectamente oportuno de mi nacimiento, es que el abortista todavía no empezaba su tarea, así que ni siquiera tuvo la oportunidad de continuar con sus planes respecto a mi vida, es decir, la muerte.”

Son las palabras de Gianna Jessen, una joven norteamericana que sobrevivió a un aborto, en una conferencia testimonial que ofreció en Australia en el año 2008. ´

(La podéis escuchar directamente en este link de youtube:  http://www.youtube.com/v/v4qM5x6domw&hl=es_ES&feature=player_embedded&version=3

Su testimonio no tiene la más mínima nota de resentimiento, amargura o prejuicio contra nadie. Se trata, más bien, de un alegato a favor del perdón, la reconciliación, la perseverancia y la alegría de vivir.

El valor de una vida

08/11/2010
Me quedé embarazada con 18 años, de un novio que no quiso hacerse cargo de nuestro hijo. Estaba muerta de miedo y, aunque quise abortar, no pude, porque sentía que algo latía dentro de mí que era más valioso que yo misma, y lo supe desde el primer mes de embarazo. Tuve que pasar por muchos obstáculos y renunciar a muchas cosas: Dejé el instituto, me tuve que poner a trabajar, tuve que dejar de hacer artes marciales, mi madre me hacía la vida imposible, no tenía tiempo de salir con los amigos… La causa de todo eso, 21 años después, está estudiando una doble carrera, es un joven guapísimo y maravilloso, y se llama Luis. He ido creciendo con él a lo largo de este tiempo, y mirando hacia atrás, no cambio todo lo que no he podido hacer por ser madre, por cada minuto que he pasado al lado de mi hijo. Él me ha enseñado el mayor amor que puede sentir una persona, que es el amor de una madre. He aprendido a ser fuerte a su lado, y él es la gran obra de mi vida. Ahora, 21 años después, soy funcionaria y Gestora de un Departamento universitario, estoy estudiando una doble carrera en la que mi hijo coge los apuntes cuando yo no puedo ir a clase (ambos estudiamos juntos), puedo hacer taekwondo (y mi hijo es mi compañero de gimnasio) y tengo la sensación de que tengo a mi lado el mayor apoyo y una persona que me va a querer siempre de forma incondicional.
Esther Granada Millán
Sevilla
(Publicado en Alfa y Omega)