Archive for 14 14+02:00 enero 14+02:00 2010

LAS MENTIRAS DE BONO AL DESCUBIERTO

14/01/2010

Es importante hablar con razones claras sobre los temas más graves que afectan al Derecho a la Vida. Es verdad que hay que tomar postura y que hay cosas que la propia intuición nos ilumina como verdaderas o como falsas, pero uno necesita también conocer dónde está lo falso de la argumentación contraria, porque a veces es muy sutil y viene siempre disfrazada de verdad, confundiéndonos a todos. Por eso, para vuestra información, os muestro uno de los engaños que esgrimen varios de los que han participado de alguna manera en la ley del aborto y lo creen compatible con ser cristianos. No es mi intención aquí hacer una crítica detallada del nuevo proyecto de ley, cuya profunda dislocación de lo que se entiende por delito o por derecho va más allá de lo que os explico, sino en rebatir la demagogia de estas personas, en cuyas manos ha estado evitar tanto mal.

Si alguno ya lo sabéis, perdón por insistir.

Acabo de leer la entrevista de Esther Esteban a José Bono en el Mundo (edición impresa del día 03/01/2010). Defiende su postura al votar la ley del aborto de la siguiente manera:

«EL MUNDO: Hablando de entonar el mea culpa, hay gente que se ha sentido muy decepcionada con usted porque le acusan de haber abdicado de sus convicciones religiosas por votar a favor del aborto…

BONO- He votado una ley que creo que va a reducir el número de abortos. Esta nueva ley es más limitativa que la actual.

EL MUNDO: ¿De verdad cree que con esta ley se van a reducir los abortos?

BONO- Algunos, asentados en el prejuicio crítico a todo lo que hagan los socialistas, ignoran que el 97% de los abortos en España se ha producido invocando el supuesto psíquico, y que ese supuesto en la ley anterior no tenía limitación temporal, y en la ley actual sí.»

COMENTARIO MÍO: Este es el argumento más sólido que invocan todos los que defienden la nueva ley y se definen como «cristianos» o «pro-vida». Veréis que el argumento no se sostiene. Bono manipula, contando solo medias verdades.

LA CLAVE DEL ENGAÑO ES ESTA: la nueva ley es muchísimo más permisiva en la etapa en la que realmente se producen los abortos, y se hace falsamente restrictiva en la etapa donde las mujeres ya no abortan. Ese es el engaño sutil. Os lo explico, apoyado en datos cogidos del Ministerio de Sanidad

La ley anterior (todavía vigente), despenaliza el aborto en estos casos:

— Hasta la semana 12, si la mujer ha sido violada

— Hasta la semana 22, si se prevén graves taras físicas o psíquicas del feto

— Sin límite de semana, si hay riesgo para la vida o la salud física o psíquica de la madre.

La ley nueva no contempla el aborto como delito, que se despenaliza en unos supuestos, sino como un derecho que se debe “reconocer y garantizar” en las siguientes condiciones:

— Hasta la semana 14, sin necesidad de justificación o motivo

— Hasta la semana 22, si hay riesgo para la vida o la salud física o psíquica de la madre o si se prevén graves taras físicas o psíquicas del feto.

— Sin límite de semanas, cuando se detecten anomalías fetales incompatibles con la vida o una enfermedad extremadamente grave e incurable en el feto.

POR TANTO, COMO DICE BONO:

-Es verdad que la antigua ley permitía el aborto sin límite de semanas si había riesgo para la salud de la madre (físico o psíquico) y que el 97% de las madres alegaban esto para abortar.

-Es verdad que la nueva ley sólo permite el aborto por riesgo para la salud de la madre hasta la semana 22, y, a partir de esta semana sólo permite el aborto por malformaciones del feto o enfermedad grave del feto.

-PERO, lo que no dice Bono es que el 88.88 % de los abortos se produce por debajo de las 12 semanas de embarazo**: Y, mientras que en la ley anterior, una mujer sólo podía abortar hasta la semana 12 si había sido violada, en la nueva ley, se puede abortar !HASTA LA SEMANA 14 SIN NINGÚN TIPO DE MOTIVO O JUSTIFICACIÓN! Hay aborto libre con la única condición de que se le entregue a la madre un sobre cerrado con información (según el anteproyecto de ley).

El % de abortos realizados más allá de la semana 21 es… de menos del 1% ** ¡¡¡ ESTO ES LO QUE INVOCA BONO, Y QUE SE SUPONE QUE MEJORA LA NUEVA LEY!!

Luego Bono, los del PNV y otros que invocan esto de la reducción del número de abortos, en lugar de trabajar porque se hiciera bien el examen psicológico y que eso no fuera un coladero, han abierto la puerta del aborto libre a la etapa donde se producen el 89% de los abortos… y mantienen el coladero del «riesgo para la salud psíquica de la madre» hasta la semana 22… que es hasta donde se produce el 99% de abortos (mirad la tabla adjunta).

Tened en cuenta que todos estos políticos tienen acceso a toda esta información por vía propia o por sus asesores  (de manera mucho más fácil y rápida que yo); que son gente formada y que saben muy bien todo esto. No actúan de buena fe, sino haciéndose los locos, pretendiendo una falsa inocencia o buena voluntad. Mienten a conciencia.

Creo que está bien que tengáis estas informaciones, para saber de qué habla cada uno.

Si no se identificaran como cristianos, no me importaría tanto. Como dijo el otro día en mi casa un sacerdote, el mundo siempre ha sido mundo, no es extraño. El problema es si la Iglesia es luz.

Un abrazo a todos

Daniel García

Doctor en Biología

**Los Datos proceden de la publicación «Interrupción voluntaria del embarazo», editada por la Dirección General de Salud Pública perteneciente al Ministerio de Sanidad y Consumo, correspondientes a los años 1994 a 2003).

Carta de Monseñor Munilla sobre el aborto

14/01/2010

Publicamos por su importancia una carta de M. Munilla sobre el aborto, Marta. 

El aborto tiene muchos «cómplices»

Buscar titulares de impacto, suele tener el riesgo de la simplificación caricaturesca. Lo hemos comprobado en el modo en que nos fue servida la noticia de las declaraciones del Secretario de la Conferencia Episcopal Española, referente a la responsabilidad de los políticos católicos en la votación de la Ley del Aborto. Esa misma sensación la he tenido yo al leer en un titular, las siguientes palabras puestas en mis labios: “Quien apruebe la Ley del Aborto estará en situación de complicidad de asesinato”. Ciertamente…, es así… Pero, las afirmaciones tienen un contexto explicativo que no puede ser ignorado.

La mujer no es la única responsable

La doctrina moral católica aborda la cuestión de la responsabilidad moral en los actos en que hay una cooperación con el mal. La culpabilidad no recae exclusivamente en quien realiza materialmente el mal, sino también, en mayor o menor grado, en aquellos que han cooperado con él. En el caso del aborto: aquellos que han incitado, o incluso, presionado para que la mujer aborte; el médico y el personal sanitario que realiza la operación; el dueño de la clínica abortista que se enriquece con el “negocio”; la clase política que ha dado amparo legal a la eliminación de la vida inocente…

La responsabilidad moral del político

La vocación política tiene la finalidad de buscar el bien común, poniendo un especial énfasis en la defensa de los más débiles. Como es obvio, cualquier legislación proabortista es totalmente contradictoria con esta vocación política. Es un absurdo que existan más respaldos legales para acabar con la vida humana, que para ayudar a sacarla adelante.

Así se entienden las declaraciones que hemos realizado los obispos: Los políticos católicos que voten a favor de una ley del aborto, se colocan en una situación de total y abierta contradicción con su fe (además de legislar contra natura, esto es, de forma contraria a su propia vocación política).

Tampoco estará de más recordar que existe una complicidad por “omisión”, es decir, por dejación de las responsabilidades políticas. Me refiero al caso de aquellos que, aunque no voten a favor de una ley del aborto, no cumplen con su obligación moral de derogarla cuando posteriormente alcanzan el poder.

Acordémonos de Mandela

Sorprende comprobar las reacciones producidas ante este posicionamiento de la Iglesia. Parece como si el problema estribase en una agresión de la Iglesia hacia la clase política… Sin embargo, lo único cierto es que los agredidos son los niños a los que no se les permite ver la luz, por la única razón de que no son “deseados”.

No olvidemos que Mandela pasó veintisiete años en la cárcel porque pensaba (y no se callaba) que los negros son iguales que los blancos. Nosotros afirmamos que los niños que están en el seno de sus madres, tienen la misma dignidad que los que están fuera… No sé si tendrán que pasar otros veintisiete años para que una afirmación tan “atrevida” pueda ser expresada públicamente, sin caer por ello en el ostracismo…

¡¡Cómo nos duele a todos que nos recuerden nuestras responsabilidades morales!! Sin embargo, como dijo Jesucristo: “La Verdad nos hace libres”. Y yo añado: “¡aunque escueza!”.

+ José Ignacio Munilla, obispo de Palencia

Publicado el 2009-11-16 10:40:00