Come el hombre puede “legalizar” el “mal” mediante el Relativismo “democrático”

by

death02up6.jpg

Hace algunos años, en Italia la corrupción había llegado a un nivel insoportable. Entre pequeños y grande corruptos había siempre más personas que aceptaban y aprovechaban de la corrupción a tal punto que incluso se defendían diciendo que al fin y al cabo es lo que hacían todos. El problema había llegado a tal amplitud que no hubiera sido imposible imaginar que en el caso de convocarse un referéndum, muchas personas hubieran estimado conveniente votar a favor de legalizar y permitir la corrupción trasformándola así en algo moralmente tolerable. Por suerte, la reacción popular denominada “Manos Limpias” ha conseguido eliminar (buena parte) de los corruptos (Bettino Craxi, jefe del partido socialista y muchos otros políticos de otros partidos).

Algo parecido está ocurriendo ahora en España con el aborto. En pocos años se ha acumulado más de un millón de abortos con millones de cómplices de estos crímenes.

Después de la última gran demostración en Madrid contra el aborto, una de las criticas del PSOE ha sido que muchos de los participantes eran “hipócritas” que habían abortado o cómplices de abortos. Evidentemente estos críticos del PSOE (P.Blanco & Co) no saben o no quieren entender la gran diferencia entre los que han subido la dolorosa consecuencia del aborto y se arrepienten y piden perdón a Dios (que siempre perdona) y los que intentan justificar el crimen y posiblemente reincidir impunemente.

El problema fundamental es que gran parte de la sociedad, especialmente la que se define “progresista” sostiene que con aval de la mayoría se puede convertir en aceptable lo que es intrínsecamente inmoral. Esta parte de la sociedad, en nombre de una supuesta libertad o emancipación o conveniencia del momento, se olvida que, hace cerca de 3.000 años, en el monte Sinai, Alguien imprimió diez leyes y que no existe mayoría que pueda abrogar o modificar impunemente las mismas. Si hay dudas al respecto, basta con referirse a los muchos casos acaecidos en la historia del hombre, empezando por Sodoma y Gomorra hasta la Alemania Nazi, donde también las sociedades, por comodidad o supuesta conveniencia o supuestos ideales o proyectos políticos u otros motivos, creyeron poder modificar impunemente estas leyes.

Aunque el relativismo y los “Mátrix Progres” no crean que estas leyes fueran transmitidas por el mismo Creador, por lo meno tienen que aceptarlas como referencia valida de la experiencia de 3.000 años de la historia del hombre.

Alberto Lucarelli

Majadahonda (Madrid)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: